Saltar al contenido

7 Tramas Universales para escribir tu libro

    Argumentos y tramas para libros.
    Argumentos y tramas para libros.

    Las historias convencionales comparten una estructura subyacente con elementos argumentales específicos. Todas las siete tramas básicas tienen estas características en común, aunque pueden utilizarlas de manera algo diferente:

    • Presentación del protagonista y anticipación de lo que está por venir
    • Comienzo de la aventura; los primeros éxitos animan al protagonista
    • Los obstáculos presentan frustraciones que provocan la desesperación del protagonista
    • Los problemas se intensifican hasta llegar a un clímax que cuestiona la posibilidad de éxito final
    • El protagonista triunfa a pesar de las probabilidades, lo que aporta una resolución a la historia

    Mientras lees estas tramas, comprueba si se ajustan a alguna de tus novelas, películas o cuentos de hadas favoritos. Enumera ejemplos propios de cada tipo de historia.

    1- Venciendo a un monstruo

    Este argumento cuenta la historia de un héroe o heroína que se dispone a derrotar a un enemigo o fuerza maligna y triunfa. La Leyenda Dorada de San Jorge y el Dragón es una antigua historia de Libia que sigue este argumento general.

    En un lago vivía un feroz dragón y, para apaciguarlo, los habitantes del pueblo empezaron a alimentar diariamente a dos de sus hijos, elegidos por sorteo. Un día, sacaron el nombre de la hija del rey, y la princesa estaba esperando al dragón en la orilla del lago cuando pasó San Jorge. San Jorge mató al dragón y rescató a la princesa de un destino terrible.

    Para que tu «monstruo» funcione, necesitarás que esta amenaza nos enfríe. Necesitas una auténtica batalla existencial de supervivencia para que las cosas funcionen. También querrás que el monstruo represente algo más que garras y colmillos. Tiene que ser la venganza, o la intolerancia racial, o alguna otra cosa que realmente importe.

    2- De la pobreza a la riqueza

    Esta trama básica sigue a un protagonista desde sus humildes comienzos hasta una repentina ganancia inesperada que no se ha ganado, lo que le lleva a tener problemas. Tras perder las riquezas y volver a los harapos, el personaje adquiere una visión que le lleva a un nuevo orden.

    También puede ser la historia de una persona que asciende desde la pobreza a la riqueza tras superar un gran número de problemas y obstáculos.

    La palabra «Cenicienta» resume esta línea argumental, pero la «riqueza» en esta frase es relativa, y no tiene por qué ser literal. La cuestión es que tu protagonista debe crecer en carácter, fuerza y comprensión, ayudándole a alcanzar su deseo, o mejor, y a empoderarse.

    Tu protagonista debe ascender, con una fuerza recién descubierta, desde un punto bajo hasta nuevas alturas, a veces con romance, y a veces no.

    Un buen ejemplo de «no» sería la Cenicienta china de Adeline Yen Mah, donde el final feliz significa simplemente poder ir a la universidad.

    Otros ejemplos son Jane Eyre, de Charlotte Brontë, Memorias de una geisha, de Arthur Golden, o Aladino y su lámpara encantada, de Las mil y una noches.

    Harás que esta trama funcione potenciando a tu protagonista de varias maneras. Cenicienta, en su cuento de hadas, pasa de los harapos a la riqueza, pero podemos suponer que no seguirá fregando suelos en el palacio. Se valora por sí misma en su nuevo hogar y es libre de vivir en sus propios términos, por lo que se ha empoderado (por dentro y por fuera).

    Esta es la clave para desbloquear el material de la trama.

    En la historia de Aladino, el genio concede al niño pobre tres deseos. Aladino los utiliza para hacerse rico y casarse con la princesa. Casi lo pierde todo cuando interviene un malvado hechicero, pero tras una rápida reflexión, Aladino consigue recuperar su palacio y su princesa.

    3- Búsqueda

    Esta trama se centra en personajes que parten en busca de algo de vital importancia, relatando sus aventuras por el camino y culminando con la consecución de su objetivo.

    Una de las tramas más conocidas de este tipo es la historia del siglo XII que narra la Búsqueda del Santo Grial, que sigue a los caballeros del Rey Arturo en su búsqueda de este valioso y escurridizo objeto.

    Algunos ejemplos famosos son la serie Sus materiales oscuros, de Philip Pullman, El señor de los anillos, de J.R.R. Tolkien, o (a grandes rasgos) Harry Potter y las reliquias de la muerte, de J.K. Rowling.

    La protagonista de Philip Pullman, Lyra, en Luces del Norte (o, en EE.UU., La brújula dorada), por ejemplo, se enfrenta a osos, brujas y secuestradores para llegar a su padre, antes de continuar hacia otro mundo. Lyra se enfrenta a cosas peores a medida que aumentan los retos, por lo que madura y cambia con el aprendizaje y la fuerza.

    En última instancia, Lyra hace su sacrificio más costoso al final de sus (múltiples) búsquedas en Sus Materiales Oscuros, y así se convierte en una heroína. La prueba final de su valentía y desinterés se nos ofrece cuando concluye su aventura en El espejo de ámbar.

    También tendrás que subir las apuestas, haciendo las cosas cada vez más difíciles, antes de que una última «buena» acción de tu protagonista les conceda la victoria.

    4- Viaje y regreso

    Esta trama narra el viaje de un protagonista a una tierra lejana y la lucha del personaje por volver a casa. Por el camino, conoce a otros personajes memorables y vive experiencias emocionantes. Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift, es un ejemplo de este tipo de relato.

    Piensa en el viaje de Bilbo Bolsón fuera de la Comarca en El Hobbit. Primero vienen los trolls, y después (no antes) viene el dragón. La clave está en su acción ascendente, las amenazas empeoran a medida que Bilbo sigue adelante, aumentando su valor.

    El viaje debe ser cada vez más peligroso, antes de que el protagonista pueda dar una «vuelta» y regresar con seguridad (no sin transfiguración, ya que Bilbo vuelve a casa más valiente, más fuerte). También es importante el hecho de que Bilbo nunca dé la vuelta antes de afrontar el punto esencial y el reto de la búsqueda. Dar a tu protagonista la oportunidad de volver atrás refleja crecimiento y heroísmo cuando sigue adelante, de todos modos.

    Para que esta trama funcione, tu protagonista va a dejar un mundo, se va a encontrar con otro y va a terminar transfigurado, así que sube la apuesta. Ofrece muchas opciones para volver atrás (que no tomarán, porque algo más que ellos mismos también está en riesgo).

    De la pobreza a la riqueza

    5- Comedia

    Una comedia es una historia de amor en la que dos personas deben superar muchos obstáculos para encontrar el amor y vivir felices para siempre. Obras de Shakespeare como El sueño de una noche de verano y Como gustéis tienen complicadas tramas de comedia en las que las parejas luchan por encontrar el amor.

    Películas modernas (y de contenido maduro) como Love Actually (2003) y Sleepless in Seattle (1993) son ejemplos clásicos de este tipo de trama.

    Algunos ejemplos clásicos son cualquiera de las novelas de Jane Austen, El inimitable Jeeves de P.G. Wodehouse, El diario de Bridget Jones de Helen Fielding o Chocolat de Joanne Harris.

    Haz que tu trama cómica funcione continuando con la confusión de acontecimientos, sentimientos y percepciones a medida que avanzamos, hasta la línea de meta. Bridget Jones sigue confundida respecto a Mark Darcy durante la mayor parte de la novela (primero juzgando mal a Mark, luego a Daniel y después juzgando mal lo que ambos sienten por ella) antes de que todo se resuelva felizmente.

    6- Tragedia

    La tragedia cuenta la historia de un villano que se propone hacer daño pero no lo consigue. El villano suele morir, lo que proporciona una resolución satisfactoria. En el cuento de los hermanos Grimm sobre Blancanieves, la malvada madrastra intenta matar a Blancanieves con una manzana envenenada, pero sólo consigue hacerla dormir. Un príncipe despierta a la niña con un beso mientras la madrastra malvada encuentra la muerte.

    Tu protagonista puede ser reprobable, como Humbert Humbert de Lolita, de Vladimir Nabokov, o como el ejemplo que nos da Christopher Booker, el Macbeth de Shakespeare. Las tragedias de Shakespeare ofrecen una rica selección de protagonistas cuyos defectos les llevan a la perdición, como Otelo y sus celos, o Lear y su arrogancia.

    Otros protagonistas trágicos pueden ser más cuestionables, como en Frankenstein, de Mary Shelley, o El gran Gatsby, de F. Scott Fitzgerald.

    Un ejemplo de protagonista inocente que cae en la tragedia sería Anna Karenina, de León Tolstoi, siendo el «error» de Anna enamorarse y dejar a su marido por un hombre que la traicionará.

    Conseguirás que una trama trágica funcione si piensas profundamente en todos los «si» de la situación de tu protagonista. Piensa en cómo reflexionamos sobre nuestros propios errores, deseando haber visto las cosas venir. Si Otelo hubiera confiado en Desdémona, o si Gatsby no se hubiera enamorado de Daisy. ¿Cómo se podría haber evitado todo esto? ¿De qué manera tan diferente podrían haber funcionado las cosas?

    Dale a tu pobre protagonista rutas de salida (que no tomará, por ejemplo, Jay Gatsby no acepta la advertencia de Nick de que el pasado no puede repetirse, ya que Gatsby no puede dejar ir a Daisy), y luego sella las opciones de salida para amplificar la emoción en tu trama trágica

    7- Renacimiento

    En una trama de renacimiento, el protagonista aprende una lección que promueve el crecimiento personal y la redención. En Los Miserables de Víctor Hugo, el criminal fugado Jean Valjean se redime adoptando y criando a la joven hija de Fantine, una mujer a la que perjudicó.

    El «Renacimiento» está preparado para ser como la «Tragedia», pero con un resultado esperanzador. Tu protagonista necesita un arco de redención en su viaje.

    Esto se combina a veces con un héroe redimido románticamente por una heroína, o viceversa. Ejemplos clásicos de este tropo son los cuentos de hadas, como La bella y la bestia de Jeanne-Marie Le Prince de Beaumont o La reina de las nieves de Hans Christian Andersen, y los relatos basados en estos cuentos, como La bella de Robin McKinley o Uprooted de Naomi Novik.

    Otros ejemplos son El jardín secreto, de Frances Hodgson Burnett, Emma, de Jane Austen (también un cuento de «comedia»), o El corredor de la cometa, de Khaled Hosseini.

    Haz que una trama como ésta funcione haciendo que el desenlace feliz dependa únicamente del componente «Renacimiento». Identifica cuál es éste, porque el éxito y el final feliz de tu protagonista dependerán de él.

    En un cuento como La Bella y la Bestia, por ejemplo, el amor no puede ser mutuo hasta que Bête deje libre a Bella. Emma Woodhouse necesita reflexionar y cambiar antes de poder casarse con alguien tan bueno como el señor Knightley. Amir arriesga su vida al volver a Kabul, pero no puede liberarse de su culpa pasada en The Kite Runner hasta que no intenta ayudar al hijo de su mejor amigo.

    Combina tramas para crear algo nuevo

    Ya hemos hablado de los siete ejemplos de tramas básicas, pero a veces más de un esquema argumental se ajusta al material de tu historia.

    En Juego de Tronos, hay una narración trágica para un protagonista, Eddard o Ned Stark, y la «culpa» que mata a Ned es su integridad en un mundo oscuro. Sin embargo, Juego de Tronos utiliza varios arquetipos argumentales para contar las historias de múltiples protagonistas a gran escala. No es sólo una trama trágica.

    Las historias de J.K. Rowling tampoco se ajustan a una sola idea argumental, ya que el relato global de Harry Potter cumple con varios de estos requisitos.

    La historia de Harry podría definirse como una historia de «la pobreza a la riqueza», porque pasa de una infancia abusiva viviendo bajo la escalera de su tía a la libertad, a una carrera de éxito y a la felicidad con su mujer e hijos al final de la serie.

    También hay un elemento de «Viaje y regreso» en cada libro, ya que Harry asiste a Hogwarts cada año, para volver con sus tíos cada verano (aunque en el séptimo, Harry deja Privet Drive por última vez).

    También es una historia de ‘Superación del monstruo’, porque el espectro de Voldemort persigue a Harry a lo largo de la serie, al igual que otros seres monstruosos como el Basilisco o los Dementores, o personajes monstruosos como los partidarios de Voldemort (liderados por Bellatrix Lestrange), la profesora Umbridge y otros.

    También es una «Búsqueda» porque las aventuras de Harry a lo largo de la serie culminan, en el séptimo libro, con su búsqueda de Horrocruxes. La cuestión existencial de cuál es la búsqueda correcta se convierte en un factor determinante del éxito de Harry y del desarrollo general de su carácter.

    Hay fuertes elementos cómicos, fuertes elementos trágicos, y también hay fuertes elementos de «Renacimiento».

    En resumen, las historias a menudo no pueden ser encajonadas y no deberían serlo. Estas líneas argumentales son un hilo conductor por una razón, ya que son ante todo guías, y existen para ayudarte a construir sobre ellas

    Si solo hay 7 tramas ¿Significa que no podemos ser originales?

    En definitiva, ¿qué significa toda esta ciencia? Si todas las historias ya se han escrito, ¿es una tarea inútil esforzarse por ser original? La respuesta es no; en absoluto. Aunque puede ser convincente -y probablemente cierto- que las convenciones narrativas se construyan sobre sólo seis o siete bases más amplias, el propósito de clasificar las historias en tipos amplios es una forma de entender la ficción, no de limitar nuestra creatividad o las ideas, valores y conceptos que podemos explorar.

    Estos marcos describen el viaje emocional en el centro de cada historia, pero nunca pueden definir el alcance ilimitado y majestuoso de las vistas, sonidos, personas y lugares que los lectores pueden encontrar durante ese viaje. Aunque películas como Apolo 13 y Mad Max: Fury Road, y los libros El Hobbit y Alicia en el País de las Maravillas pertenecen a la categoría de «Viaje y Regreso», su contenido es muy diferente, ya que se dirigen a públicos muy distintos.

    Las historias se sostienen por sí mismas gracias a las personas que las escriben y a la marca única que los autores imprimen a sus historias y a los personajes que crean. Del mismo modo, los tipos de historias que utilizan el tipo de historia «Rebirth» para trazar el viaje de su héroe pueden adoptar una variedad casi ilimitada de enfoques para esa historia.

    Así que recuerda: aunque sólo haya siete historias -o tres o seis, o lo que los investigadores sugieran a continuación- no significa que no tengas una historia que merezca la pena contar. Desde el punto de vista del marco, puede que todo se haya hecho antes, pero sólo los más cínicos podrían utilizar eso como razón para no escribir.