La Historia de la Imprenta

En el año 1620, en su obra “NovumOrganum”, Francis Bacon definió lo que según él eran los más grandes elementos de la civilización moderna: la pólvora, la brújula y la imprenta. Afirmaba que “jamás imperio, secta ni estrella alguna, podrá vanagloriarse de haber ejercido sobre las cosas humanas tanta influencia como esas invenciones mecánicas”. En realidad, es difícil de imaginar como seria el mundo moderno sin todos los cambios que provoco la invención, la evolución y todo lo relacionado con la historia de la imprenta. Básicamente, este descubrimiento permitió la difusión rápida y fácil de conocimientos, contribuyendo de esta manera a la alfabetización, el intercambio cultural y el desarrollo de la tecnología. 

Aunque a historia de la imprenta empezó hace muchos siglos, aún no podemos afirmar que haya llegado a su fin. Veamos pues, como fue que surgió uno de los inventos más importantes en la historia de la humanidad.

El primer libro impreso

La historia de la imprenta se inicia en la antigua China durante el gobierno de la dinastía Tang (siglo VII de nuestra era), y originalmente se usó para imprimir sobre papel con bloques de madera o planchas de metal. Los caracteres chinos tallados en estos bloques se cubrían con tinta y luego se presionaban contra el papiro, logrando así realizar varias copias de un mismo texto sin tener que escribirlo a mano. A esta técnica de impresión se le conoce actualmente como xilografía, y fue la que se usó en el año 868 para crear el primer libro denominado “Sutra del Diamante”. El “Sutra del Diamante” es un rollo de papel de 5 metros de largo con 30 centímetros de ancho que contiene enseñanzas budistas acerca del no-apego mental y la no-permanencia.

El desarrollo de la imprenta en China fue progresando, y en el 1041 Bi Sheng inventó la impresión con tipos móviles. A diferencia de la xilografía, en la cual generalmente se utilizaba una matriz por página, en esta técnica se usaba un tipo de arcilla para cada carácter, lo cual permitía agilizar el proceso de impresión y reutilizar los tipos en diferentes páginas, e incluso diferentes textos. Sin embargo, debido a la peculiaridad de la lengua china, en la cual existen innumerables caracteres, el proceso de impresión seguía siendo lento y trabajoso.

Biblia de Gutenberg

A pesar de la importante labor de estos inventores chinos, la persona reconocida mundialmente como inventor de la imprenta moderna es el alemán Johannes Gutenberg. Gutenberg no solo introdujo la imprenta de tipos móviles en Europa, sino también la perfeccionó de tal manera, que el proceso de impresión fue más rápido y sus productos finales eran más duraderos. 

La prensa mecánica de Gutenberg consistía en bloques de madera o acero en cada uno de los cuales estaba grabada una letra, un número o un signo de puntuación. Estos se colocaban en casillas sobre una bandeja de madera, se entintaban y se apretaban contra papel para posteriormente ser reutilizados. 

Las principales innovaciones que introdujo Gutenberg a esta técnica fueron la utilización de tintas más duraderas de base oleosa, la creación de la prensa para imprimir, la cual fue una adaptación de la prensa de vino y la introducción de una tabla en la parte inferior de la prensa, lo cual permitía cambiar las hojas rápidamente.

Su mejor trabajo, la Biblia de Gutenberg, fue impreso en el año 1455 y publicado en agosto del 1456 en Maguncia, la ciudad natal de Gutenberg. Cada libro contenía 634 hojas tamaño folio con texto a doble columna con 42 líneas por página, por lo cual también se le conoce a esta edición como la Biblia de 42 líneas. Gutenberg publico 180 copias de su trabajo, 150 de ellas en papel y 30 más caras, en pergamino. En la actualidad se conservan 48 copias de la Biblia de Gutenberg, solo 21 de ellas completas, guardadas en museos y bibliotecas de todo el mundo.

La imprenta en el Renacimiento

Durante la época del Renacimiento la imprenta evolucionó con una rapidez increíble. Antes del descubrimiento de Gutenberg los escasos libros que se producían eran controlados estrictamente por la iglesia, ya que los cleros eran quien transcribía estos escritos. 

Además, la mayoría estaban escritos en latín, lo cual, junto con su alto costo, contribuía a su inaccesibilidad para la población general. La imprenta de Gutenberg permitió la producción de suficientes copias de libros para la educación, lo cual fue una premisa de la revolución educacional que se produjo en esta etapa. 

La imprenta inicio una nueva etapa en la historia de la humanidadla era de comunicación de las masas – durante la cual se facilitó la circulación libre de información, afectando todas las áreas de vida social, incluida la cultura, la ciencia y la política.

La imprenta moderna y su mecanización

Muchos fueron los cambios que ha tenido que sufrir la imprenta hasta establecerse de la manera en la cual la conocemos ahora. En 1811 Friedrich Koenig inventó la imprenta accionada por vapor, iniciando lo que se conoce por el nombre de la era industrial de la imprenta. Fue llamada así porque permitió la impresión a alta velocidad, la cantidad de copias por hora aumentando cada año. Mientras en 1812 la primera imprenta de Koenig producía 800 impresiones por hora, la máquina rotativa de Richard March Hoe patentada en 1847, llegaba a producir 8000 copias en el mismo periodo de tiempo. Otros métodos de impresión inventados en aquel tiempo, que se encuentran casi en desuso actualmente, incluyen la impresión offset (Robert Barclay, 1875) y la litografía (Aloys Senefelder, 1796). Sin embargo, la linotipia, inventada par Ottmar Mergenthaler en 1885 se acerca a lo que es conocido hoy como máquina de escribir.

El siglo XX trajo nuevos descubrimientos en el ámbito de la imprenta, que incluyen la cromotipia, o impresión a color, la serigrafía, xerografía, impresión laser, entre otras técnicas de imprenta, e incluso, más recientemente la impresora 3D. Todos estos descubrimientos siguen siendo inmensamente útiles en muchas áreas y han tomado gran parte en el desarrollo de la tecnología y la ciencia.

A pesar de que la impresión es un avance de la tecnología que todos utilizamos en nuestras vidas diarias, pocos se preguntan sobre la historia de la imprenta. Sin embargo, hemos podido ver que esta pequeña comodidad de la que gozamos tiene una larga e interesante historia. Hoy en día es prácticamente imposible imaginar nuestras vidas sin libros, revistas, periódicos y otra información impresa en todo tipo de objetos. Teniendo en cuenta cuanto tiempo le llevó a este pequeño descubrimiento establecerse de la manera que lo conocemos ahora, nos podemos dar cuenta de que tan importantes para nuestras vidas pueden ser las cosas que consideramos muy simples.