1.

Materiales y formatos de las tarjetas de visita 

Si estás buscando tarjetas de visita seguro que te interesa conocer las opciones que existen para así poder elegir con criterio cuál es la más adecuada para tus necesidades.

Existen muchísimos tipos de tarjetas, que se pueden clasificar por el tipo de material utilizado, por el formato o bien por los acabados. Aquí te dejamos la lista más amplia.

Todos estos formatos los hemos trabajado alguna vez para algunos de nuestros clientes, seguro que hay alguna que no habías visto nunca.

\

Clasificación según el material de las tarjetas

Tarjetas de papel

En esta categoría englobamos todos los tipos de papel, que son cientos.

Hay papeles decorativos y también con textura. Los hay de gran cantidad de gramajes, incluso los más altos con multicapas, donde el centro tiene un color diferente.

 

Tarjetas plásticas

Suelen usarse en negocios donde precisan tarjetas impermeables.

El material plástico no se mide según su gramaje sino según el espesor.

Así tenemos tarjetas plásticas que logran aparentar el tacto del papel y otras del grosor de una tarjeta de crédito.

 

Tarjetas transparentes

Las transparentes o traslúcidas (que son diferentes pero entran en el mismo grupo) son otro tipo de tarjetas plásticas.

De materiales acrílicos que permiten la impresión directa. Estas tarjetas se suelen imprimir por láser sobre la base ya troquelada. 

Tarjetas metálicas

Aluminio, acero, cobre y cualquier otra aleación de metales troquelada en forma de tarjeta.

Estas tarjetas se pueden grabar o cortar con láser, se pueden imprimir o se pueden combinar ambas opciones.

Son el tipo de precio más elevado pero ofrecen la mayor exclusividad.

 

Tarjetas de madera

Las tarjetas de visita en madera tienen tres formas de grabado.

Se pueden personalizar con impresión láser, dándole color a la madera.

También se pueden grabar por quemado láser.

Y la otra opción es utilizando un sello, por tampografía. 

Tarjetas PVC

Este formato es muy demandado, sin embargo hay dos tipos de redondeos de cantos.

El redondeo tradicional, que se realiza tras el corte de las mismas dejando algunas marcas del proceso. O mediante troquel si la imprenta lo tiene, que permite un corte limpio.

 

\

Clasificación de las tarjetas según su formato.

Tarjetas estándar

Impresas a una o dos caras en cartones estucados u offset de gramaje medio-alto. Con corte recto y de tamaño 85 x 55 milímetros o 90 x 50 milímetros.

Es la versión más económica y la más utilizada.

Tarjetas dobles

Siempre se imprimen por las dos caras, ofreciendo un espacio de cuatro «páginas». Usualmente se abren horizontalmente, como en la fotografía, pero también es posible realizarlas en formato vertical.

Tarjetas cuadradas

Es una versión más pequeña de las tarjetas de visita. Lo más normal es que se realicen en tamaño de 55 x 55 milímetros, con lo que quedarían del mismo tamaño que las estándar pero eliminando el sobrante del lado largo.

 

Tarjetas con forma

Tienen un formato completamente personalizado. Esto se puede conseguir mediante corte por láser para pocas unidades, o mediante troquel personalizado, para cantidades muy elevadas, ya que habría que amortizar el precio del troquel.

Tarjetas redondas

Las tarjetas redondas son sencillamente eso, tarjetas con forma circular. Son un formato mucho menos habitual y, por tanto, muy llamativo.

Las medidas dependen del troquel que utilice cada imprenta.

 

Tarjetas con cantos redondeados

Este formato es muy demandado, sin embargo hay dos tipos de redondeos de cantos.

El redondeo tradicional, que se realiza tras el corte de las mismas dejando algunas marcas del proceso. O mediante troquel si la imprenta lo tiene, que permite un corte limpio.

 

2.

Las tarjetas personales o de visita

Origen, definición y otros nombres de las tarjetas de visita

Las tarjetas de visita aparecieron primero en China en el siglo XV, y en Europa en el siglo XVII. Los lacayos de aristócratas y de la realeza entregaban estas primeras tarjetas de visita europeas a los criados de sus anfitriones anticipando solemnemente la llegada de sus dueños.

Las tarjetas de visita se convirtieron en una herramienta imprescindible de etiqueta, con reglas sofisticadas gobernando su uso. La convención esencial era que una persona no esperaba ver a otra persona en su propia casa (a menos que estuviera invitado o fuera presentado) sin dejar primero su tarjeta de visita en su hogar. Tras dejar la tarjeta, no esperaban ser admitidos al principio, sino que puede ser que recibieran una tarjeta en su propio hogar a modo de respuesta. Esto serviría como señal de que una visita y una reunión personales en el país no serían incómodas. Por otra parte, si no se recibía tarjeta de vuelta en breve plazo o si se recibía una tarjeta en un sobresignificaba que una visita personal era desalentada. Como adopción de la etiqueta francesa e inglesa, las tarjetas que visitaban llegaron a ser comunes entre la aristocracia de América y de Europa. El procedimiento entero dependía de la existencia de criados para abrir la puerta y recibir las tarjetas, por lo que fue confinada a las clases sociales altas que empleaban criados.

Algunos refinados ornamentos grabados se incluían en las tarjetas de visita así como fantásticos escudos. Sin embargo, la tarjeta de visita de formato estándar en el siglo XIX en el Reino Unido era una tarjeta llana sin nada más que el nombre del portador en ella. El nombre de un club de caballeros podía agregarse a veces, pero no se incluía la dirección.

La tarjeta de visita ya no es la característica universal de la clase media superior y de la vida de la clase alta que fue una vez en Europa y Norteamérica. Ahora, es mucho más común entre todas las capas sociales, en la cual los detalles del contacto, incluyendo la dirección y el número de teléfono, son esenciales. Esto ha conducido a la inclusión de tales detalles incluso en las tarjetas de visita domésticas, una práctica recogida por los libros modernos de la etiqueta.

Wikipedia