Todo sobre la imprenta


La imprenta es el conjunto de técnicas que permiten reproducir cualquier tipo de información, dígase en forma de texto o imágenes, sobre papel, tela, o cualquier otra superficie. Este mecanismo, por muy simple que parezca, tiene una larga e interesante historia y una enorme importancia en nuestras vidas diarias. Este proceso nos permite realizar una variedad de actividades que van desde la comunicación diaria hasta la distribución de las más grandiosas obras de arte y de información que ha salvado millones de vidas. Sin duda, la imprenta ha sido lo que más ha contribuido a la propagación del conocimiento en los últimos cinco siglos.

Breve historia de la imprenta

Obviamente, la técnica de impresión no surgió desde el principio tal y como la conocemos hoy en día. Tuvo que pasar por un largo proceso de desarrollo y perfeccionamiento hasta llegar al mecanismo moderno que permite utilizar la imprenta con máxima rapidez y efectividad. Decenas de personas son conocidas por haber contribuido a la evolución de la imprenta, y gracias a todos ellos hoy podemos disfrutar de esta comodidad.

La imprenta en China antigua

La historia de la imprenta comienza en la antigüedad, cuando en China se inventó la xilografía  impresión con bloques de madera o metal. Estos bloques tenían caracteres grabados en su superficie, los cuales se cubrían con tinta y se apretaban contra papel, formando las primeras páginas impresas. De esta forma fue que surgió el primer libro impreso, el  Sutra del Diamante , aunque no fue hasta el siglo IX de nuestra era que esta obra fue publicada.

La máquina de Gutenberg

En Europa, sin embargo, no fue hasta el siglo XV que surgió la primera máquina de imprimir. Anteriormente, todos los libros eran escritos a mano, por lo cual resultaban muy costosos y difíciles de obtener. Johannes Gutenberg fue el primero en crear un aparato que posibilitó la impresión rápida de textos largos, y ya en el 1456 publicó la llamada  Biblia de 42 líneas con una tirada de 180 ejemplares.

La era industrial de la imprenta

Aunque el hecho de la invención de la imprenta ya fue un enorme paso en el desarrollo de la tecnología, mientras pasaba el tiempo, aumentaban las demandas de los editores. Los periódicos competían entre sí, tratando de publicar la mayor cantidad de copias en el menor tiempo posible, por lo que diferentes inventores se dedicaron a mejorar le tecnología de la imprenta durante varios siglos posteriores a su invención. Durante este periodo la imprenta tuvo que pasar por varias etapas de evolución para establecerse en las formas que conocemos ahora.

La imprenta moderna

Hoy en día la imprenta se utiliza diariamente, no solo para la impresión de libros, sino para un sinfín de propósitos, en numerosos materiales y de diversas formas. Esto nos lleva a diversas consecuencias, tales como la democratización de las publicaciones, la transmisión rápida de información y la disminución del costo de las impresiones. Algunos indican, que este formidable desarrollo también ha traído consecuencias negativas, resaltando como una de ellas que la información que recibimos actualmente es excesiva y, en muchas ocasiones, poco confiable, debido a la falta de control sobre los medios que se publican todos los días. Sin embargo, no cabe duda de que la imprenta ha contribuido en una enorme medida al desarrollo del mundo actual.

¿Cuáles son los tipos de imprenta?

Imprenta digital

El tipo de imprenta utilizado con más frecuencia en la actualidad es la imprenta digital. Esta técnica está relacionada ampliamente al uso de la tecnología virtual, ya que para realizar la impresión solo se necesita de una impresora y un ordenador, del cual se transmiten los archivos a imprimir directamente al equipo de impresión. Las impresoras caseras son un buen ejemplo del uso de esta tecnología. Pueden tener diferentes mecanismos de funcionamiento, incluyendo la impresión láser y la inyección de tinta. Esta técnica es preferible por su rapidez, posibilidad de personalizar los productos a imprimir, y el bajo costo de cada copia individual, aunque al imprimir grandes tiradas el precio se añade y puede resultar costoso.

Imprenta rotativa

Este tipo de imprenta, inventado en el año 1845 se utiliza actualmente en la impresión de periódicos. Consiste en grandes prensas de forma cilíndrica con las páginas del periódico presionadas entre ellas. Estos rodillos dan vueltas, imprimiendo el contenido sobre el papel. La principal ventaja de la imprenta rotativa es la posibilidad de producir cientos de copias en un periodo de tiempo muy breve. Sin embargo, su uso está limitado a esta área.

Imprenta offset

Aunque la impresión offset fue por primera vez usada en el 1875, la forma en que se usa ahora tiene poco que ver con su técnica original. La impresión en este método se realiza mediante cuatro planchas tipográficas correspondientes a los cuatro colores del modelo CMYK (cian, magenta, amarillo y negro). Algunas ventajas de este tipo de imprenta incluyen la posibilidad de imprimir sobre cualquier superficie, la alta calidad que tienen los productos impresos por esta vía, por lo cual generalmente se utiliza para imprimir fotos, y el bajo costo que tienen las ediciones impresas con tiradas grandes.

Futuro de la imprenta

Con la llegada del Internet y los medios digitales, algunos especialistas pronostican el final de la historia de la imprenta. Afirman que, al tener la posibilidad de transmitir la información de forma virtual de pantalla a pantalla, no hay necesidad de imprimir la misma, además de que de esta forma se evita un daño a la ecología. Sin embargo, hasta ahora, a pesar de la existencia de estas posibilidades para distribuir la información sin necesidad de la impresión, el uso de la imprenta no ha disminuido ni se planea su desaparición en un futuro cercano.

¿Por qué fue importante la imprenta?

Sin duda, la imprenta es uno de los descubrimientos que más influencia han tenido sobre el desarrollo de la civilización humana. Es difícil encontrar un área de la sociedad que no haya sido beneficiada por este invento. Antes de que Gutenberg introdujera este avance de la tecnología, todos los libros eran copiados a mano, por lo cual cualquiera quien quisiera leer un libro, tenía que solicitarles una copia a los monjes, quien por lo general eran los que transcribían los libros, o buscar la edición que necesitaba entre las escasas copias ya existentes. Obviamente, este proceso era no solo muy lento, sino también extremadamente costoso. Además, el hecho de que la mayoría de los libros estuvieran guardados en iglesias y monasterios contribuía al control total que tenía la iglesia sobre la educación y dificultaba la difusión libre de ideas.
Sin embargo, cuando se creó la imprenta los pueblos se encontraron ante infinitas posibilidades de comunicación. Las universidades pudieron producir suficientes libros para sus estudiantes, aumentando rápidamente el nivel educacional y el porcentaje de alfabetización. Los políticos utilizaron la imprenta para difundir sus ideas entre las masas. Impresionante fue el auge de la cultura que se produjo a partir del Renacimiento debido a la invención de la imprenta. Si no fuera por este importantísimo descubrimiento, el cual ahora consideramos trivial, el mundo nunca sería el mismo de hoy.