Proceso de pre-impresión

Gracias a las nuevas tecnologías y a el internet imprimir libros online es una realidad que ha vuelto mucho más accesible y expedita la producción literaria.

Pero, cuando el autor coloca el punto final al texto, no significa que el libro esté automáticamente listo. No, el próximo paso que debes dar NO es la impresión de tu obra.

Para que el texto creado se convierta verdaderamente en libro, hay que pasarlo primero por un proceso de pre-impresión, una preparación que lo convierte en un texto listo para ser llevado al papel.

¿Qué se hace durante la pre-impresión?

Hay varias cosas que hacer para preparar un texto y que pueda ser impreso. Existen algunas fases por las que transita para que quede perfecto, para convertirlo en un fruto apetecible a los ojos de un buen lector. Veamos los pasos a seguir:

Corrección 

¿Te imaginas un libro con un título súper sugerente, una cubierta lindísima, que, cuando lo abres, está plagado de faltas ortográficas e incoherencias? Por muy buena factura que tenga… ¡es tremendo fiasco!

Por eso, la corrección es la primera tarea del proceso de pre-impresión.

Al mejor pintor se le escapa un borrón, dice el viejo refrán, así que todos los textos, de todos los autores (hasta uno digno de un premio Nobel) necesitan ser corregidos.

En esta fase se revisa el texto íntegro, línea por línea, frase por frase. Se corrige la sintaxis, las frases idiomáticas, las muletillas, se analizan los neologismos, las cacofonías, y cualquier otro vicio del lenguaje.

Es importante resaltar que esta fase, llamada también corrección de estilo, no afecta la forma de expresión propia del autor. Lejos de alterar su sello personal, mejora la interacción entre el autor y el lector.

Maquetación

Mientras que la corrección se concentra en el contenido, la maquetación lo hace en la forma. Maquetar es, darle el carácter definitivo al libro. El maquetado es súper importante, porque es el que le da al texto una forma cómoda para la lectura.

La maquetación se hace en dos etapas: Las páginas interiores (tripa del libro) y la cubierta (portada, contraportada, lomo y solapas)

La tripa del libro

Aquí se definen los márgenes y las sangrías, la tipografía, se folian las páginas, se estructura el contenido organizándolo por jerarquías y se configura el índice.

La maquetación de la tripa puede ser más o menos compleja, dependiendo del contenido del libro. Por ejemplo: Un texto que se pueda dividir de forma simple, en capítulos, es más fácil de maquetar que uno que se divida en secciones, capítulos, apartados y sub apartados; como un libro con solamente cuerpos de texto, es más sencillo que uno con imágenes insertadas, diagramas, gráficos, notas al pie, etcétera.

La cubierta

Esta es la fase en que se diseña el exterior del libro. Se aplica mucho el arte, pues es necesario que la portada, que es el rostro del libro, sea agradable, atractiva, y a la vez, sea coherente con el contenido.

Las tapas, que pueden ser duras o blandas, se unen entre sí mediante el lomo, cuyo grosor depende de la cantidad de páginas interiores, y del grosor del papel empleado.

Las tapas pueden tener o no solapas, y definir esto es primordial antes de emprender el diseño gráfico, porque la presencia de las solapas implica más superficie a llenar.

Preparación del archivo final

Terminado todo lo anterior, el texto maquetado se exporta a un PDF, creándose un archivo único que contiene el libro completo, ya conformado, listo para su lectura como ebook, y para ser enviado a la imprenta.

Proceso de pre-impresión de otros artículos impresos

Los libros no son el único material que necesita la pre-impresión. En verdad, todo aquello que se va a imprimir requiere de ese proceso.

Básicamente, la pre-impresión de cualquier cosa se hace bajo los mismos principios, sin embargo, según el material que sea, tiene sus especificidades. Veamos algunos casos.

Pre-impresión de flyers

En la pre-impresión de flyers (volantes o folletos), también se hace corrección y maquetación. Pero, hay que prestar especial atención a dos aspectos muy propios de estos boletines:

  • En la corrección: Los mensajes de texto deben ser bien concretos, certeros, dado el poco espacio con que se cuenta. No hay lugar para texto repetitivo o hueco.
  • En la maquetación: Cuidar de la distribución del espacio disponible, una buena estructuración es fundamental. Normalmente se crean plantillas por bloques.

Pre-impresión de tarjetas

Las tarjetas de presentación, invitaciones, etiquetas, etcétera, incluyen poquísimo texto, solo la información imprescindible, aquella para la que fueron creadas, y nada más.

Siendo así, la parte gráfica cobra especial relevancia: La imagen, la elegancia, el impacto visual son los protagonistas en el proceso de pre-impresión de tarjetas y sus similares.

Pre-impresión de camisetas

Las prendas de vestir son también susceptibles de llevar mensajes impresos, siendo las playeras las que más se prestan a este fin.

Como se trata de ropa, en el proceso de pre-impresión de camisetas, además de las cuestiones básicas a todas las impresiones, hay que tener en cuenta la variabilidad del encuadre en función de las diferentes tallas.

Así mismo, el tipo de tela sobre la que se va a imprimir, y las tintas compatibles con el tejido en cuestión, que ofrezcan legibilidad y durabilidad.

 

Pide presupuesto de libros, catálogos, agendas, revistas...