¿Cuál es la invención de la imprenta?

Nadie hubiera imaginado que el alemán Johannes Gutenberg con sus conocimientos de herrería y en una época tan temprana como la Edad Media, revolucionaría al mundo con la invención de la imprenta moderna.

Pero a mediados del siglo XV, este hijo de comerciante y tendera se propuso demostrar que podía copiar la Biblia en mucho menos tiempo que el que invertían los monjes copistas y con una excelente calidad de impresión.

El padre de la imprenta

Gracias a su inventiva le fue conferida la condición de «Padre de la Imprenta», pero  solo se le reconoció luego de préstamos, pugnas y controversias entre italianos, holandeses, francés y alemanes que se proponían adueñar de tal gloria.

En 1452 empezó la impresión de lo que fuera la obra más importante en el mundo de la imprenta: la “Biblia de Gutenberg” o “Biblia de 42 líneas”

Para muchos Gutenberg solo perfeccionó técnicas ya existentes, pues se tiene constancia de documentos impresos de mucho antes. 

Se asegura que los romanos allá por el siglo V a.C. ya empleaban moldes de arcilla para imprimir y los antiguos chinos fueron los primeros en imprimir sobre papel, pero como su lengua escrita se sustenta en miles de ideogramas, les fue imposible hacer lo que Gutenberg sí pudo llevar a cabo: el sistema de impresión con letras móviles.

Impresión de magazines publicitarios para empresa. La invención de la imprenta.

La Invención de la Imprenta

Breve historia de la imprenta

Obviamente, la técnica de impresión no surgió desde el principio tal y como la conocemos hoy en día. Tuvo que pasar por un largo proceso de desarrollo y perfeccionamiento hasta llegar al mecanismo moderno que permite utilizar la imprenta con máxima rapidez y efectividad. Decenas de personas son conocidas por haber contribuido a la evolución de la imprenta, y gracias a todos ellos hoy podemos disfrutar de esta comodidad.

La imprenta en China antigua

La historia de la imprenta comienza en la antigüedad, cuando en China se inventó la xilografía: impresión con bloques de madera o metal. Estos bloques tenían caracteres grabados en su superficie, los cuales se cubrían con tinta y se apretaban contra papel, formando las primeras páginas impresas. De esta forma fue que surgió el primer libro impreso, el Sutra del Diamante, aunque no fue hasta el siglo IX de nuestra era que esta obra fue publicada.

La máquina de Gutenberg

En Europa, sin embargo, no fue hasta el siglo XV que surgió la primera máquina de imprimir. Anteriormente, todos los libros eran escritos a mano, por lo cual resultaban muy costosos y difíciles de obtener. Johannes Gutenberg fue el primero en crear un aparato que posibilitó la impresión rápida de textos largos, y ya en el 1456 publicó la llamada Biblia de 42 líneas con una tirada de 180 ejemplares.

La era industrial de la imprenta

Aunque el hecho de la invención de la imprenta ya fue un enorme paso en el desarrollo de la tecnología, mientras pasaba el tiempo, aumentaban las demandas de los editores. Los periódicos competían entre sí, tratando de publicar la mayor cantidad de copias en el menor tiempo posible, por lo que diferentes inventores se dedicaron a mejorar le tecnología de la imprenta durante varios siglos posteriores a su invención. Durante este periodo la imprenta tuvo que pasar por varias etapas de evolución para establecerse en las formas que conocemos ahora.

Invención de la imprenta

La imprenta moderna

Hoy en día la imprenta se utiliza diariamente, no solo para la impresión de libros, sino para un sinfín de propósitos, en numerosos materiales y de diversas formas. Esto nos lleva a diversas consecuencias, tales como la democratización de las publicaciones, la transmisión rápida de información y la disminución del costo de las impresiones. Algunos indican, que este formidable desarrollo también ha traído consecuencias negativas, resaltando como una de ellas que la información que recibimos actualmente es excesiva y, en muchas ocasiones, poco confiable, debido a la falta de control sobre los medios que se publican todos los días. Sin embargo, no cabe duda de que la imprenta ha contribuido en una enorme medida al desarrollo del mundo actual.

Futuro de la imprenta

Con la llegada del Internet y los medios digitales, algunos especialistas pronostican el final de la historia de la imprenta. Afirman que, al tener la posibilidad de transmitir la información de forma virtual de pantalla a pantalla, no hay necesidad de imprimir la misma, además de que de esta forma se evita un daño a la ecología. Sin embargo, hasta ahora, a pesar de la existencia de estas posibilidades para distribuir la información sin necesidad de la impresión, el uso de la imprenta no ha disminuido ni se planea su desaparición en un futuro cercano.

¿Por qué fue importante la imprenta?

Sin duda, la imprenta es uno de los descubrimientos que más influencia han tenido sobre el desarrollo de la civilización humana. Es difícil encontrar un área de la sociedad que no haya sido beneficiada por este invento. Antes de que Gutenberg introdujera este avance de la tecnología, todos los libros eran copiados a mano, por lo cual cualquiera quien quisiera leer un libro, tenía que solicitarles una copia a los monjes, quien por lo general eran los que transcribían los libros, o buscar la edición que necesitaba entre las escasas copias ya existentes. Obviamente, este proceso era no solo muy lento, sino también extremadamente costoso. Además, el hecho de que la mayoría de los libros estuvieran guardados en iglesias y monasterios contribuía al control total que tenía la iglesia sobre la educación y dificultaba la difusión libre de ideas.

Mejora a todos los niveles

Sin embargo, cuando se creó la imprenta los pueblos se encontraron ante infinitas posibilidades de comunicación. Las universidades pudieron producir suficientes libros para sus estudiantes, aumentando rápidamente el nivel educacional y el porcentaje de alfabetización. Los políticos utilizaron la imprenta para difundir sus ideas entre las masas. Impresionante fue el auge de la cultura que se produjo a partir del Renacimiento debido a la invención de la imprenta. Si no fuera por este importantísimo descubrimiento, el cual ahora consideramos trivial, el mundo nunca sería el mismo de hoy.

La Historia de la Imprenta

En el año 1620, en su obra “NovumOrganum”, Francis Bacon definió lo que según él eran los más grandes elementos de la civilización moderna: la pólvora, la brújula y la imprenta. Afirmaba que “jamás imperio, secta ni estrella alguna, podrá vanagloriarse de haber ejercido sobre las cosas humanas tanta influencia como esas invenciones mecánicas”. En realidad, es difícil de imaginar como seria el mundo moderno sin todos los cambios que provoco la invención, la evolución y todo lo relacionado con la historia de la imprenta. Básicamente, este descubrimiento permitió la difusión rápida y fácil de conocimientos, contribuyendo de esta manera a la alfabetización, el intercambio cultural y el desarrollo de la tecnología. 

Aunque a historia de la imprenta empezó hace muchos siglos, aún no podemos afirmar que haya llegado a su fin. Veamos pues, como fue que surgió uno de los inventos más importantes en la historia de la humanidad.

El primer libro impreso

La historia de la imprenta se inicia en la antigua China durante el gobierno de la dinastía Tang (siglo VII de nuestra era), y originalmente se usó para imprimir sobre papel con bloques de madera o planchas de metal. Los caracteres chinos tallados en estos bloques se cubrían con tinta y luego se presionaban contra el papiro, logrando así realizar varias copias de un mismo texto sin tener que escribirlo a mano. A esta técnica de impresión se le conoce actualmente como xilografía, y fue la que se usó en el año 868 para crear el primer libro denominado “Sutra del Diamante”. El “Sutra del Diamante” es un rollo de papel de 5 metros de largo con 30 centímetros de ancho que contiene enseñanzas budistas acerca del no-apego mental y la no-permanencia.

El desarrollo de la imprenta en China fue progresando, y en el 1041 Bi Sheng inventó la impresión con tipos móviles. A diferencia de la xilografía, en la cual generalmente se utilizaba una matriz por página, en esta técnica se usaba un tipo de arcilla para cada carácter, lo cual permitía agilizar el proceso de impresión y reutilizar los tipos en diferentes páginas, e incluso diferentes textos. Sin embargo, debido a la peculiaridad de la lengua china, en la cual existen innumerables caracteres, el proceso de impresión seguía siendo lento y trabajoso.

Biblia de Gutenberg

A pesar de la importante labor de estos inventores chinos, la persona reconocida mundialmente como inventor de la imprenta moderna es el alemán Johannes Gutenberg. Gutenberg no solo introdujo la imprenta de tipos móviles en Europa, sino también la perfeccionó de tal manera, que el proceso de impresión fue más rápido y sus productos finales eran más duraderos. 

La prensa mecánica de Gutenberg consistía en bloques de madera o acero en cada uno de los cuales estaba grabada una letra, un número o un signo de puntuación. Estos se colocaban en casillas sobre una bandeja de madera, se entintaban y se apretaban contra papel para posteriormente ser reutilizados. 

Las principales innovaciones que introdujo Gutenberg a esta técnica fueron la utilización de tintas más duraderas de base oleosa, la creación de la prensa para imprimir, la cual fue una adaptación de la prensa de vino y la introducción de una tabla en la parte inferior de la prensa, lo cual permitía cambiar las hojas rápidamente.

Su mejor trabajo, la Biblia de Gutenberg, fue impreso en el año 1455 y publicado en agosto del 1456 en Maguncia, la ciudad natal de Gutenberg. Cada libro contenía 634 hojas tamaño folio con texto a doble columna con 42 líneas por página, por lo cual también se le conoce a esta edición como la Biblia de 42 líneas. Gutenberg publico 180 copias de su trabajo, 150 de ellas en papel y 30 más caras, en pergamino. En la actualidad se conservan 48 copias de la Biblia de Gutenberg, solo 21 de ellas completas, guardadas en museos y bibliotecas de todo el mundo.

En el Renacimiento

Durante la época del Renacimiento la imprenta evolucionó con una rapidez increíble. Antes del descubrimiento de Gutenberg los escasos libros que se producían eran controlados estrictamente por la iglesia, ya que los cleros eran quien transcribía estos escritos. 

Además, la mayoría estaban escritos en latín, lo cual, junto con su alto costo, contribuía a su inaccesibilidad para la población general. La imprenta de Gutenberg permitió la producción de suficientes copias de libros para la educación, lo cual fue una premisa de la revolución educacional que se produjo en esta etapa. 

Inició una nueva etapa en la historia de la humanidad – la era de comunicación de las masas – durante la cual se facilitó la circulación libre de información, afectando todas las áreas de vida social, incluida la cultura, la ciencia y la política.

La imprenta moderna y su mecanización

Muchos fueron los cambios que ha tenido que sufrir la imprenta hasta establecerse de la manera en la cual la conocemos ahora. En 1811 Friedrich Koenig inventó la imprenta accionada por vapor, iniciando lo que se conoce por el nombre de la era industrial de la imprenta. Fue llamada así porque permitió la impresión a alta velocidad, la cantidad de copias por hora aumentando cada año. Mientras en 1812 la primera imprenta de Koenig producía 800 impresiones por hora, la máquina rotativa de Richard March Hoe patentada en 1847, llegaba a producir 8000 copias en el mismo periodo de tiempo. Otros métodos de impresión inventados en aquel tiempo, que se encuentran casi en desuso actualmente, incluyen la impresión offset (Robert Barclay, 1875) y la litografía (Aloys Senefelder, 1796). Sin embargo, la linotipia, inventada par Ottmar Mergenthaler en 1885 se acerca a lo que es conocido hoy como máquina de escribir.

El siglo XX

El siglo XX trajo nuevos descubrimientos en el ámbito de la imprenta, que incluyen la cromotipia, o impresión a color, la serigrafíaxerografíaimpresión laser, entre otras técnicas de imprenta, e incluso, más recientemente la impresora 3D. Todos estos descubrimientos siguen siendo inmensamente útiles en muchas áreas y han tomado gran parte en el desarrollo de la tecnología y la ciencia.

A pesar de que la impresión es un avance de la tecnología que todos utilizamos en nuestras vidas diarias, pocos se preguntan sobre la historia de la imprenta. Sin embargo, hemos podido ver que esta pequeña comodidad de la que gozamos tiene una larga e interesante historia. Hoy en día es prácticamente imposible imaginar nuestras vidas sin libros, revistas, periódicos y otra información impresa en todo tipo de objetos. Teniendo en cuenta cuanto tiempo le llevó a este pequeño descubrimiento establecerse de la manera que lo conocemos ahora, nos podemos dar cuenta de que tan importantes para nuestras vidas pueden ser las cosas que consideramos muy simples.

Todo sobre la imprenta

La imprenta es el conjunto de técnicas que permiten reproducir cualquier tipo de información, dígase en forma de texto o imágenes, sobre papel, tela, o cualquier otra superficie. Este mecanismo, por muy simple que parezca, tiene una larga e interesante historia y una enorme importancia en nuestras vidas diarias. Este proceso nos permite realizar una variedad de actividades que van desde la comunicación diaria hasta la distribución de las más grandiosas obras de arte y de información que ha salvado millones de vidas. Sin duda, la imprenta ha sido lo que más ha contribuido a la propagación del conocimiento en los últimos cinco siglos.

Impresión de bloques de madera

Los antiguos chinos del siglo VI d.C usaban la impresión con bloques de madera que consistía en tallar, entintar y presionar los bloques sobre el papel.

Con esa técnica se logró en el año 868 d.C una copia del Sutra del Diamante que fue de los primeros libros impresos y consistía en un rollo de seis hojas de papel de unos cinco metros de largo.

Con tipos móviles

Sin embargo, la impresión con bloques de madera era un método muy engorroso y en 1041 los propios chinos inventaron la impresión con los tipos móviles de arcilla de mano del tipógrafo Bi Sheng.

Este novedoso sistema era frágil, de ahí que en 1298 cuando había trascurrido más de dos siglos, Wang Zhen superó a su antecesor ideando tipos de madera que no se rompían tanto y mesas giratorias que facilitaban el proceso.

Del otro lado del mundo, y avanzado ya el siglo XV, Johannes Gutenberg hizo sitio a la técnica de los tipos móviles en Europa. 

Por su experiencia de herrero le fue fácil grabar letras, número y signos en metal creando matrices –tipos- que ubicaba en bastidores de madera que entintaba e imprimía contra papel o pergamino.

Impresión rotativa

Tendría que avanzar la civilización hasta el año 1843 para que el estadounidense Richard March Hoe ideara la primera rotativa, que se perfeccionó tres años después y quedó patentada en 1847. 

La impresión por este método se alimentaba originalmente con hojas sueltas de papel, pero en 1863 comenzaron a utilizarse las bobinas gracias a William Bullock.

El papel procedente de las bovinas pasaba entre cilindros que rotaban y entre ambos se situaba el texto o la imagen a imprimir.

A partir de entonces y con la mecanización del proceso, la impresión rotativa permitía lograr  hasta ocho mil copias por hora. De ahí que esta se valore como la primera máquina tipográfica para tiradas grandes.

Fue el «Philadelphia Public Ledger», en EE.UU., el primer periódico que en 1846 utilizó la rotativa para hacer circular sus noticas.

Imprimimos gran variedad de periódicos personalizados para empresas. Elija el tamaño, gramaje o material. Utilizamos las mejores calidades y rotativas para periodicos, siempre con diseño y envío gratuito. Impresión rotativa.

La impresión offset

Pero la humanidad requería de más velocidad, más cantidad y mayor nitidez en las impresiones. 

En respuesta a esas demandas, en 1904 Ira Washington Rubel adaptó al papel la técnica de impresión offset concebida 29 años atrás por Robert Barclay. 

Es el llamado método de impresión indirecta. Se sustenta en la reacción químico-física de la repulsión entre el agua y las grasas.

Consiste en una plancha offset dividida en un área para grafismos -zona lipófila-,  que se unen a la tinta; y una para los contragrafismos  -zonas hidrófilas-, que no pueden cubrirse con la tinta. 

La plancha se cubre con una solución que se une a los contragrafismos y a continuación se entinta. La tinta solo queda adherida a los grafismos que se transfieren primero a un cilindro de caucho y después se imprimen en papel.

Ventajas de la impresión offset

  1. Los resultados de este tipo de impresión superan lo que antes se había alcanzado.
  2. Las ventajas de la impresión offset se aprecian en la alta resolución y definición que permite conseguir.
  3. Su alta calidad se logra en cualquier tipo de papel, incluso en aquellos que no cuentan con una superficie totalmente lisa y también puede ser empleada sobre materiales como madera, textiles, metal y cuero.
  4. Posibilita grandes volúmenes de tirada rápidamente y a un costo relativamente económico comparado con otras técnicas que le han sucedido.

Desventajas de la impresión offset

  1. Las máquinas para la impresión offset son muy grandes y necesitan de constante mantenimiento.
  2. Entre las desventajas de la impresión offset se apunta que puede encontrarse excesos de tinta
  3. El barniz pudiera traspasar el pliego de papel y el archivo impreso puede quedar fuera de registro.
  4. Existe también el riesgo de que el uso del agua pudiera dificultar mantener un mismo color en toda la tirada. Aunque las nuevas soluciones de mojado con agua-alcohol, así como los actuales mecanismos de control, reducen dicho peligro.

La linotipia

La impresión por linotipia constituye el quinto escalón en la evolución de la historia de la invención de la imprenta.

Fue ideada en 1885 por el alemán Ottmar Mergenthaler, quien creó una máquina para la composición tipográfica que permite componer automáticamente las líneas de caracteres. 

Funcionaba de manera parecida a la añeja máquina de escribir. Su operario compone la palabra pulsando las teclas de un teclado que van generando una matriz que se alinea junto a las otras.

Cada línea de matrices se rellena con plomo fundido, se entinta y ya puede imprimirse en el papel. Tiene entre sus ventajas que no requiere de una composición manual del texto, letra por letra. Fue pionero en el empleo de la linotipia el periódico «New York Tribune» en 1886.

Impresión láser

Casi un siglo tendría que pasar para que se conociera la impresión láser. Fue en 1971 cuando la Xerox Corporation desarrolla dicha tecnología basada en procesos electrónicos.

La imagen se trasmite mediante láser al tambor o rodillo magnético consistente en un cilindro fotosensible, que mediante el tóner  la traslada directamente al papel a una velocidad de hasta veinte mil líneas por minuto. 

La gran ventaja de la impresión láser es que no hace falta ser técnico ni tener conocimientos especiales, cualquiera  puede imprimir lo que desee y sin ayuda. 

Claro, las primeras impresoras láser no eran manuables y de tamaño pequeño como las actuales. Solo a partir de 1990 es que esos diseños de inyección de tinta, agujas y sublimación que eran más económicos y eficientes se empezaron a comercializar.

Impresión 3D

La invención humana no se detiene en el campo de la impresión y tampoco las técnicas utilizadas. Es así como la impresión 3D se ha ido abriendo espacio en la actualidad. La invención de la imprenta ha crecido con los años.

El ingeniero Chuck Hull empleó en 1983 por primera vez los rayos UV para endurecer barnices y esa innovación la nombró «estereolitografía». Es una técnica que en general permite formar objetos sólidos a partir de capas superpuestas de polímero líquido sensible a la luz ultravioleta. El punto de partida para la impresión 3D se genera por un software de modelado.

Ya son varias las tecnologías para la impresión 3D, diferenciadas por la forma en que ensamblan las capas.

Aún hoy no está totalmente extendida esta técnica de impresión sobre todo por sus altos precios. No obstante, ya suele utilizarse desde en arquitectura hasta en la producción de muebles sanitarios.

Importancia de invención de la imprenta

En la actualidad, cuando se incursiona ya en órganos impresos en 3D para trasplantes, vale mirar atrás y agradecer a Guttemberg por la invención de la imprenta, incluso a quienes le antecedieron en el mundo de la impresión.

No solo multiplicó el número de libros sino que sobre todo, sentó las bases para multiplicar el conocimiento que en definitiva es fuente de poder. No por gusto los poderes absolutos del Medioevo pretendían resguardarlo solo para círculos elegidos.

El salto del manuscrito al libro impreso permitió al abaratar los costos, extender los saberes y cambiar la historia de la humanidad.

Invención de la imprenta resumen

Sin dudas, la invención de la imprenta significó una revolucionó en la Edad Media. Por fin los libros podrían copiarse a una velocidad increíble para aquella época

La imprenta y su desarrollo posterior cambiaron el mundo de tal manera que la historia moderna hoy existe gracias al desarrollo de la impresión a gran velocidad.

Antes de este logro,  los conocimientos se transmitían por manuscritos, lo que era un método costoso y demorado. 

Con el paso del tiempo, llegaron otras formas de impresión que aceleraron y simplificaron el proceso de producción de contenidos

Hoy en día producir un millón de copias de un libro puede reducirse a una jornada de trabajo de una gran imprenta.

Pero, según los teóricos del tema, la evolución de la imprenta pasa por 7 etapas:

Etapas de la evolución de la imprenta 

  1. Impresión con bloques de madera
  2. Con tipos móviles 
  3. Rotativa
  4. La impresión offset
  5. La linotipia
  6. Impresión láser
  7. Impresión 3D

No puede afirmarse que la impresión 3D sea el último avance tecnológico para esta industria. 

Sin dudas, en los próximos años nuevos métodos de impresión saldrán a la luz, pero siempre habrá que recordar a aquellos que dieron vida a la impresión a gran velocidad.

Conclusiones de la invención de la imprenta

El descubrimiento de la imprenta permitió transmitir conocimiento de forma mucho más rápida.

Algunos teóricos dicen incluso que la invención de la imprenta permitió ordenar sociedades y globalizar el conocimiento.

La revolución de la impresión nos ubica hoy en la tecnología 3D, que desde hace unos años comenzó a posicionarse  a nivel mundial. 

Su costo es muy alto y aunque hoy se utiliza en el arte, la arquitectura, la medicina y la arqueología, entre otros, pasarán algunos años para que realmente la impresión 3D alcance todos los ámbitos de la sociedad.

Si bien algunos opinan que los medios tecnológicos han frenado la evolución de la imprenta, otros estudiosos se desmarcan y dan crédito a los avances tecnológicos porque permiten llevar el conocimiento a las masas de una forma rápida. Pasará mucho tiempo, a pesar de Internet, para abandonar la impresión de libros.

El libro es algo que la persona necesita tener, y la imprenta de seguro encontrará  la capacidad de adaptarse a los nuevos retos, y a las necesidades de las personas.